¿Acceder a una psicoterapia?¿Porqué?

Muchas veces nos suelen ocurrir cosas que podemos llegar a banalizarlas o a normalizarlas, entendiendo que lo que pasa no va más allá de algo que nos pasa a todos…

¿Pensar en buscar un psicoterapeuta porque sí? ¿Si no tengo nada grave?

En general estamos educados para adaptarnos continuamente, para tragar cosas que no nos fueron bien en su día, pero quizás porque hay que seguir, hay que ser fuertes, pasamos por encima de muchas emociones que se han quedado ahí, guardadas…

Y a lo largo de la vida, nos van apareciendo en forma de síntomas….

Pueden ser síntomas más graves, a los que la gente ve mas el sentido de buscar terapia, o síntomas menos graves y más normalizados por la cultura… Como la ansiedad, la inseguridad, la dependencia en general (relaciones o sustancias, legales o no legales, compra, juegos, y un largo etcétera), desconfianza, estrés en el día a día, tensión, rigidez, conflictos sexuales, irritabilidad y rabia contenida…

Síntomas que también aparecen a través del insomnio, dificultades respiratorias, situaciones hormonales, tensiones musculares, problemas en la piel. Es el espacio que toma el cuerpo para expresarse y hablar de registros ya vividos y quizás no entendidos del todo, en el propio cuerpo y el sistema nervioso están continuamente intentando recodificar, y darles algún sentido.

Y ahí está la psicoterapia: para poder hacer esta lectura juntamente con el psicoterapeuta y poder hacer este camino de entender juntos qué historias cuentan estos síntomas que hoy día se presentan en nuestras vidas…

De esta manera será posible la sensibilización de lo que pasa en la vida del paciente, y ver que quizás no sea grave, aunque sí tener en cuenta y buscar otras perspectivas puede ser mucho más saludable, e incluso un descanso, saber convivir con lo que nos pasa.

Muchas veces no podemos entender lo que nos pasa, porque se quedó grabado en el campo emocional, en un campo más inconsciente, y generalmente son maneras de hacer que nos salen más repetidamente, en forma de respuestas casi mecánicas, o en forma de síntomas como dicho anteriormente. 

También conocemos muchas de las dinámicas que sabemos que NO nos ayudan en nuestro día a día, aunque nos vemos atrapados, en un bucle sin saber cómo salir, siendo la psicoterapia un espacio para construir esta posibilidad de encontrar nuevas salidas, nuevas formas o incluso la misma pero con más flexibilidad.

Lo más importante es el espacio creado por la relación entre paciente y psicoterapeuta, el cual se establece por el sistema de análisis del carácter, es decir, el llegar a entender cómo su historia se manifiesta en su manera de estar y relacionarse, reflejándose sobre todo a través del cuerpo y el sistema nervioso vegetativo.

Dentro de la sesión se proporciona un espacio para hablar, pero también para vivenciar desde su cuerpo.

De esta manera cuando avanza el proceso, las personas se ven mucho más habitadas en su propio YO, en su propio SER, siendo más dueñas de sus elecciones y con la tranquilidad de responder por ellas mismas.

Y los síntomas, pues claro, según el proceso y la entrega de las personas a su proceso, disminuyen, llegando a desaparecer según la gravedad pero sobre todo notamos los cambios en su manera de estar y responder a sus cuestiones cotidianas.

Juliana Vieira Martinez

Psicoterapeuta caracteroanalitica

Miembro de la Escuela de terapia Reichiana

Coordinadora del Centre Llera

Carta de una madre a un adolescente…

“Querido hijo,
Seguimos, en este sendero de la vida, de tanto crecimiento! Ya dejaste para tras la voz de chiquillo, te gusta hacer tus cosas, tener tus espacios privados… Los colegas, las colegas, los mensajes, los programas, nuevos descubrimientos, nuevos espacios y nuevas propuestas..
Y yo por mi parte sigo creciendo también como madre, buscando este lugar en mi persona adulta que sea capaz de sostener la confianza que hemos creado juntos.
La persona adulta que ve tú capacidad de razonar y ver los peligros, donde yo, como mamá ya no podré estar.

Porque hasta hoy, confié en todos tus pasos… Desde el día que naciste vi tu fuerza para llegar a este mundo, nunca dudé en tu autoafirmación, en tu aprendizaje frente al mundo, en tus criterios…. y hoy viendo este pequeño hombrecito lleno de valores, justicia y curiosidad, no me queda otra: confiar.
Siempre supiste elegir y decir no al que no sentias que era para ti. Pero también siempre quisiste explorar personajes y posibilidades sin quedarte atrapado.
Así que entonces, sigo confiando hijo mío, para que puedas seguir explorando, conocer nuevas cosas, nuevas identidades, pero sabiendo que tu criterio existe, que tú sensibilidad y capacidad de contacto sigan estando presentes…
Cómo madre, te ofrezco mi apoyo para cuando algún día no entiendas algo, o cuando algo te supere, puedes contar conmigo, estaré a tu lado, pero no encima de ti.
Esperando así no invadir tu privacidad para que puedas contarme las cosas que sientas y que las quieras contar en el momento que así lo veas.
Que sepas que ahí estaré para lo que tú necesites intentando no poner mis proyecciones ni mis miedos…. (Sé qué será difícil, pero me lo propongo!)
Ofrezco poder orientarte y dar la estructura que necesitas, intentando ser coherente con lo que sea de tu tamaño, sin frenarte pero sin privarte de formar parte de aquello que ahora forma parte de tu vida.
En condición de madre y no de amiga, aquí estoy, aquí en mi lugar de madre, de adulta que también ya pasó por ahí, que también ya necesitó saber que había ahí un adulto disponible para lo que fuera… Aunque fuera p decir que no necesitara….
Se abre el portal de la adolescencia, lindo momento de florecimiento, me alegro verte en esta nueva expansión en la vida, aunque por dentro pido fuerzas p seguir confiando!!!!”

Explorando territorios

Tu mapa emocional está en tus palabras, en tu cuerpo, en tu acción, en cómo te relacionas, en cómo vives tú vida, cómo piensas… De donde quieres partir,  dónde quieres llegar y cómo puedes llegar son los factores que juntos,  terapeuta y paciente explorarán.


A menudo en este mapa vemos rutas o caminos que se han creado y elaborado desde el miedo, y el mecanismo para que uno se proteja es generando realidades tramposas que el inconsciente algún día tuvo que crear condicionado por este miedo.

Vemos entonces alguna ruta que no permite uno avanzar y el resultado suele ser la frustración, el sufrimiento y la creencia que no es capaz de hacerlo distinto.


Cuando en psicoterapia identificamos estas rutas tramposas hay un movimiento interno que se va abriendo a un nuevo terreno  donde uno entonces, empieza a cobrar su autonomía frente a esto,  porque al reconocer esta ruta que ya no es funcional se abre la perspectiva y consecuentemente se abre la oportunidad de decidir y desta manera probar otros lugares y aunque tenga miedo, aunque tenga inseguridades, sabe que también hay otros parajes interesantes y más actuales con necesidades de hoy dia que también puede ser capaz de explorar si da el primer paso.


Psicoterapeuta y paciente como exploradores de esta maravillosa expedición van buscando las rutas vitales para que uno sobretodo goce de su viaje con vida y alegría!

  • Psicoterapia

Una ventana se abre

De la mirada, una ventana que se abre,
Que da, que recibe
Que ofrece, que recoge

Una ventana que se abre,
el alma se hace ver
La esencia se hace visible

Una ventana que se abre,
Que observa lo superficial, lo profundo…

todo lo que la vida toca
todo lo que la vida mueve
todo lo que la vida da

Ojos que ven, ojos que miran,
A mi en mi,
a ti en ti
A mi en ti, a ti en mi

Algo está pasando

Última etapa del proceso terapéutico, la paciente dice:
“No sé muy bien lo que me ha pasado concretamente pero sé que algo está pasando…”

Lo invisible, lo que no se ve, se nota: Se hace presente en lo pequeño, en la actitud, en la presencia, en sus relaciones. Empieza a ver la realidad de su entorno, empieza a ver las cosas como son, ni mejor ni peor, simplemente dejando que las cosas sean.

Porque cuando una persona se mira a si misma y es capaz de cuidarse y ocuparse de ella misma puede finalmente tomar las riendas de lo que le sucede, puede y se permite verse para luego ver todo lo demás.
Y de esta manera, ser capaz de decidir… Y de posicionarse frente “al mundo” … sin excusas, ni culpas, ni expectativas, simplemente se habita y se encuentra con todo su ser.

Será esto lo que le está pasando, un proceso de transformación interno, que desde su voluntad y de toda la energía que puso en caminar su propia verdad, siente como resultado la ligereza y la confianza de estar donde está.

La vida y el agua: Las faltas y los excesos pueden dañar…

Qué importante es reflexionar en la dinámica de los cuidados en la crianza: si lo que estamos haciendo tiene que ver con la comodidad y la conveniencia de los adultos o si tiene que ver con la necesidad real de los niños en su maduración (no quiere decir que se pueden combinar, pero donde ponemos la mirada?)

Así también reflexionar si lo que damos, es desde una vivencia que hemos tenido de niños, desde una carencia por ejemplo, y que nos puede llevar a dar lo que el niño no necesita. Dar en exceso o dar en escasez…

La vida es como el agua, necesitamos en su medida necesaria, los excesos y las faltas pueden perjudicar…

Hoy, una gran oportunidad, siempre

Hoy siempre tendremos una nueva oportunidad para poner en práctica todo lo aprendido
Y así a gozar la vida
A crecer
A disfrutar.
Abriendo bien los ojos, para ver lo que hay de verdad y entonces, darnos cuenta de toda la hermosura que hay en esta vida.
Abriendo bien los oídos para escuchar todos los regalos que nos llegan de las palabras, de la música, de los pájaros, del silencio, del agua, del fuego, de todo lo que es vivo.
Pisando fuerte y poder sentir el apoyo de la tierra, su sostén, y que todo ya está donde tiene que estar, que ya lo tenemos todo lo que necesitamos, solo hace falta parar y sentir.
Abriendo nuestros pulmones para sentir el aliento de la vida, que nos ayude a abrir nuestros pechos, nuestros corazones, soltando todas aquellas emociones que nos llevan a protegernos, a cerrarnos… Pues que vuelvan a pulsar, a pulsar con la vida, con el encuentro de todo aquello que nos hace sentirnos vivos!!!!
Hoy y mañana y cada día de nuestras vidas!!!!!
Juliana💛

Veamos…

Luz, Pongamos luz! Pongamos luz para que veamos mejor…
Pongamos luz en nuestras huellas historicas con todo aquello que nos aporta tanto con las virtudes, la fuerza, la vitalidad, como en los aspectos más limitantes, difíciles y ofuscados, vividos tanto a nivel familiar, como educacional y cultural, con sus mensajes implicitos y explícitos a los que fuimos integrando a lo largo de la vida y que nos condicionan en cada paso, en cada relación, en cada decisión de la vida.
Pongamos luz a aquellos aspectos que no nos han permitido enseñarnos, mostrarnos en nuestra esencia, protegernos y cuidarnos para estar respondiendo “adecuadamente” a unas demandas externas que nos sacaban una y otra vez de nuestra propia esencia, presencia o necesidad vital, haciendonos adaptar a una realidad que nos apretaria en un traje que no era de nuestra talla…
Pongamos luz y conciencia en cada signo y señal de repetición de algo que funcionó en su día históricamente, pero que hoy ya está caducado, lo único que nos lleva es sentir el atasco y la imposibilidad de avanzar si permanecemos ahí.
Pongamos luz en como queremos hacer entonces, para coger las riendas, para tener la auto-responsabilidad necesaria para diseñar el propio camino.
Pongamos luz, hablemos de las cosas, comuniquemonos, compartamos, cooperemos a crecer, estimulemos unos a los otros con nuevos haceres en cada paso, en cada acción, en cada día de nuestras vidas.
Y sobretodo, pongamos luz a todo aquello que nos ayudó a crecer, a sentirnos vivos, a todo lo que sí nos aportó fuerza, sabiduría, belleza, ganas de seguir en esta maravillosa vida. Rescatemos lo lindo ya vivido….
Y que la vida sea un rico laboratorio para experimentar, equivocarse y volver a probar… Desde el placer, la alegría y la expansión! Actualizándonos para que nuestro “sistema operativo” sea coherente con el momento en que estamos y que las siguientes huellas sean firmes, claras y no sufridas desde la confusión, ofuscación y del conflicto…
Gracias por existir circulos donde podamos compartir todo esto 👌

Quiero ser bambú

El bambú es realmente increíble, 7 años arraigándose para luego tener tamaña flexibilidad.
Yo, quiero ser como un bambú!!!
Que con estas raíces tan profundas y fuertes me permitieran un movimiento armonico, flexible, seguro, suave, y más! Sin salir de mi propio lugar…
Que ensanchandome hacia adentro y hacia abajo pudiera anclarme fuerte, sin ofuscaciones ni rigideces… Arraigando profundo para ganar altura, para ganar perspectiva, y así poder ver más allá de los hechos en partes aisladas, vislumbrando así el TODO integrado, discerniendo también lo que es la realidad de la necesidad creada por una historia que dejó un huequito que una y otra vez intenta llenarse, a costa a veces de algún tropiezo…
Quiero ser un bambú que entre otros bambús podamos bailar al compás del aire, del viento, del sol, de la lluvia y las estrellas! (y que bien arraigaditos no nos hagamos daño unos a los otros)
Juliana

bambu

El espacio vacío

El espacio vacío
Donde el todo y la nada comparten y se entrelazan
Donde la abundancia y desasosiego de tener y no saber donde ubicarlo
Donde solo sensaciones sin nombres ni formas intentan sobrevivir sin que le interrumpa la acción
El espacio vacío, limpio, claro suave, amable, me pregunto por qué tan difícil sostenerlo
Quizás porque algun dia en un lejano recuerdo la confianza se ha visto teñida, y estar en este lugar ha podido doler, confundir, y contorsionar su naturaleza.
Al que el ritmo frenético que hemos aprendido a vivir nos sacaba una y otra vez de ahí
Hago las paces con el espacio vacío
Me abro al no saber, al no tener, me abro a sorprenderme, me abro a confiar en que todo ya es.
Me abro al silencio y sus infinitas posibilidades
En dejarme abducir por la abundancia de este espacio al que muy pequeña y humilde me hace sentir.
(yo misma)
diente leon